OPINIONES PERSONALES

     Uno de los temas tratados con más profusión en este blog es la situación del mercado del arte en la actualidad. Para ello no hemos escatimado esfuerzo y tiempo en esta tarea, en ocasiones ardua pero al final satisfactoria.

     Y como no tenemos ninguna intención preconcebida más que la de presentar o más bien descifrar el oscuro ámbito del arte contemporáneo hemos ofrecido en variadas ocasiones la posibilidad de manifestar la opinión de todos aquellos implicados y que si que suelen tener alguna intención de fondo (y con ello no quiero decir que fueran negativas)

Acuarela

     En esta ocasión contamos con la narración en primera persona de la experiencia de un artista en activo, Antonio Álamo quien nos ha brindado la posibilidad de tener otro punto de vista. Esta es su opinión a cerca de las dificultades que un artista encuentra para abrirse hueco en el difícil mundo del arte.

     Las dificultades a las que se enfrenta un artista para lograr exponer, aparte de las meramente técnicas, es decir, las que afectan a la destreza, son principalmente tres.

     El desconocimiento generalizado de la obra de un artista le obliga a realizar un peregrinaje constante para mostrar ésta ante personas relacionadas con el mundo del arte e instituciones, siempre con el único objetivo de que le concedan una sala. En realidad es como un examen.

     En segundo lugar, el artista se enfrenta al desconocimiento de las reglas del mercado; no sabe a quien dirigirse, ignora que pasos debe dar para exponer, dónde puede hacerlo y qué requisitos debe cumplir. En definitiva una total falta de información.

Acuarela      En tercer lugar, finalmente, existe una dificultad de tipo financiero puesto que cuesta dinero realizar una exposición ya que hay que enmarcar los cuadros y no sé si todo el mundo está dispuesto a correr riesgos en ese sentido, sabiendo que puede darse el caso de no vender ni un solo cuadro, que puede ocurrir. En el caso de las acuarelas, al ser de tamaño más reducido, y pese al cristal y paspartú, el desembolso es ligeramente inferior al de una exposición con cuadros de gran formato.

     Conozco casos en los que este factor ha prevalecido sobre los otros dos, posiblemente ante la incertidumbre de unos resultados inciertos, y lo comprendo. Pero también creo que cuando alguien pretende exponer sabe perfectamente que no lo hace por “amor al arte” sino por vender sus cuadros y que, por tanto, debe correr algunos riesgos, además de estar convencido de lo que está haciendo.

     En ese sentido, soy de la opinión de que cada cual -una vez acabado un cuadro- conoce perfectamente su obra, sus aciertos y sus errores, si está bien o mal hecha, y la capacidad de motivar al espectador que pueda tener. Por tanto parece razonable insistir en que debe correr ese riesgo. Uno tiene que estar convencido de lo que hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: